En su piso de Mañaria albergó 30.000 especies catalogada. EL correo y otros medios se hicieron eco de la petición pública de Enrike para la reapertura del museo, cerrado en 1991 por falta de un local adecuado.